lunes, 16 de septiembre de 2013

COSAS DE LA VIDA


En estos tiempos que corren las vacaciones laborales son necesarias,merecidas y por supuesto muy esperadas.Pero mira por donde, para muchos el final de estas les produce unos síntomas físicos y emocionales conocidos como estrés postvacacional.
Algo tan fantástico como poder emplear esos días en lo que realmente nos da la gana sin las conocidas prisas, horarios y obligaciones puede llegar a acarrear consecuencias tan negativas ¿Curioso verdad?
Ante esta aptitud, debemos pararnos a reflexionar y pensar durante unos minutos como deben sentirse los miles de hombres, mujeres y niñ@s que no disfrutan de ellas, solo conocen las vacaciones perpetuas  del paro y la miseria, sin posibilidad de revisión.
Ell@s sí son los que sufren a diario el síndrome del dolor de la impotencia, angustia, mal humor y depresión.



Gracias por visitarme.

18 comentarios:

  1. Pues sí. Tienes mucha razón en tu conclusión final. Y estoy otalmente de acuerdo con ella.

    Pero este agotamiento post vacacional es un hecho comprobado en nuestro "primer mundo". Quizá el problema de ese síndrome postvacacional, el de los privilegiados con trabajo, esté motivado por la ausencia de esa ociosidad que a unas vacaciones se le presupunen, por el hecho de que todo esté meticulosamente preparado, planificado, tan lleno de cosas que hacer que acabe resultando que, en vez de volver descansados, se vuelva agotado. Y lo digo totalmente en serio con la impresión de que tal vez habría que replantearse el verdadero significado de la palabra vacaciones.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  2. Hola Isabel, totalmente de acuerdo contigo, que pregunten a los que no han tenido vacaciones porque no tenían trabajo. Ese síntoma si que es difícil de superar.
    Bienvenida de nuevo. Besos.

    PD. Con tu entrada me hiciste recordar una que publiqué dedicada a este síndrome, en el año 2011. Hoy he vuelto a ponerla en mi nuevo blog http://juidiabadia.blogspot.com.es/2013/09/sindrome-posvacacional.html



    ResponderEliminar
  3. Bienvenida amiga, el síndrome postvacacional en los tiempos que corren no debería existir, tener vacaciones es un lujo y la angustia de volver es el síntoma del vago. Lo siento pero es así y te doy toda la razón.

    Bendito el que tiene un trabajo fijo y esperemos que ésto cambie pronto.

    Abrazos para ti y ese pequeño.

    ResponderEliminar
  4. Comparto lo que dices.

    Me alegra mucho tu regreso.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida de nuevo!!! Es penoso que haya muchas personas que le produzca estrés no tener ese síndrome, cruda realidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Isabel!
    Totalmente de acuerdo, ese sindrome postvocacional se me antoja un pelin egoísta. Que buena señal el que se acaben las vacaciones porque significa que hay que volver a la bendita rutina del trabajo o de los estudios...cuantísimas personas querrian estar en esa situación y lamentablemente no puede ser.
    Estoy encantada de volver a leerte, siempre nos traes estupendas reflexiones.
    Besotes♥

    ResponderEliminar
  7. es una muy interesante reflexión la que expones, Isabel. el ser humano suele ser contradictorio y no valoriza todo lo bueno que hay su vida. la falta de gratitud empobrece los corazones!

    un fuerte abrazo querida amiga!!!!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Conozco gente que se deprime mucho cuando terminan sus vacaciones y hasta tiene que vivir medicada. Triste es lo otro, no tener para vivir dignamente.

    Yo en vacaciones, aunque no lo creas, me aburro. Es que estoy acostumbrada a estar siempre haciendo algo. Un beso grande y gracias por seguirme en mi blog de novelas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Ahí, ahí, ahí está, sí señora, que nos quejamos de todo, y hoy en día por todo nos ponemos nerviosos. Gracias tenemos que dar de tener vacaciones, que como bien dices, mucha gente no las conoce, y más ahora. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. No entiendo la gente que se deprime por volver a trabajar, cuando hay gente qué pasa hambre por no tener un trabajo.
    Muy buena reflexión, un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Pues, tras el verano, ya estamos de nuevo aquí, y sin secuelas postvacacionales. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. eso mismo, BESANA, VACACIONES PERPETUAS.... ES MUY CIERTO LO QUE HAS PUESTO EN TU NUEVA ENTRADA, UN ABRAZO POR TU BUELTA EN EL BLOG, YO YA ESTOY EN EL MIO TAMBIEN..CONCHITA,.

    ResponderEliminar
  14. GRACIAS QUERIDA AMIGA POR PASAR A VISITARME EN GALATEA, POEMAS CLASICOS. UN BESO GRANDE CON TODO MI CARIÑO SIEMPRE.

    ResponderEliminar
  15. Buenas tardes Besana !! Es un placer visitar tu espacio, este rincón de letras... donde pondré rumbo con mi barco papel...
    Te invito a conocer mi azul mar de pensamientos..."Barcos de papel"
    http://elmardepoemas.blogspot.com.es/
    Vaya mi saludo :)

    ResponderEliminar
  16. Me alegro de no haber sufrido nunca ese mal postvacacional, hay que saber que todo tiene su momento, para el trabajo y para el descanso. También he tenido la suerte de no conocer la angustia del desempleo. Agradecidos debemos estar de tener vacaciones y volver recuperados con alegría. No hay que tentar a la suerte ni pedir de más a la vida.
    Un abrazo, mi querida Isabel.

    ResponderEliminar
  17. Hay que disfrutar el momento, y volver a la rutina es inevitable , besos,ana.

    ResponderEliminar
  18. SALUDOS.....
    BUEN TRABAJO EN EL BLOG.... CONTINUA DE ESTA FORMA Y PODRÁS AUMENTAR TUS LECTORES Y SEGUIDORES...
    NO OLVIDES VISITAR CONTINUAMENTE NUESTRO BLOG
    GUARIDA DEL INGENIERO
    http://guaridadelingeniero.blogspot.com/

    ResponderEliminar